¡Siempre mantén las lonas, sillas plegables y mesas en la mente del cliente!

En este mundo globalizado, si flaqueamos en algún aspecto, acerca de recordar las bondades de nuestro producto para el prospecto o cliente potencial, tarde o temprano vendrá otro distribuidor o vendedor para quitarnos nuestra parte del mercado. Eso no es nada bueno, considerando la cantidad de competencia que se tiene, y la constante necesidad de este tipo de productos para las personas.

¡No persigas al cliente!

Entre tú y tus consumidores, siempre debe haber una conexión que trascienda lo comercial, tal vez, pueda volverse intelectual y hasta un poco emocional, sin traspasar las barreras de lo que debe ser correcto, entre el vendedor y cliente.

Vuélvete un experto de tu producto en la distribución de toldos, sillas de camping y sillas plegables

Para que dicha conexión no se vea nunca debilitada, es esencial que en todo momento, tú seas la primera opción para la negociación de lo que ofreces, en todo sentido, desde el objeto en sí, hasta en el servicio que podrías proporcionar. De forma sutil hazle saber a tus prospectos, clientes e incluso seguidores de alguna red social, por qué tu producto les daría la satisfacción de lo que buscan. Eso se hace con un ciclo de valor constante de tus sillas plegables y lonas.

Por ejemplo, si manejas una red social como Facebook, o mejor aún, tienes una página web donde mostrar las características y ventajas de lo que ofreces, tal vez tus prospectos agradecerían que les proporciones algunos consejos, en cuanto al mejor provecho que le podrían sacar a lo que ellos buscan, dependiendo del evento social en el que participen, y el lugar donde se requiera algún juego de sillas plegadizas o mesas plegables.

Si sabemos dar antes que pedir, sin duda eso lo verán las personas que sean probables contactos para un negocio fructífero, porque los estamos encaminando de manera natural hacia el producto que ofrecemos.

El responsable de crear tales conexiones emocionales, serás tú. Por ello, nunca temas sacar tu lado creativo a flote, e innovar en alternativas de cómo presentas lo que vendes.

Algo que puede ayudar mucho, son las herramientas tecnológicas de las cuales disponemos en la actualidad, no hay que tener miedo sacarles el mayor provecho, porque después de todo, para eso están, para vincular personas, desde un nivel emotivo y desde luego, en un modo comercial.