Hay una frase que va más o menos así: “Nada se crea desde 0”. Esto significa que todo lo creado por el hombre posee una inspiración. Y tal vez veamos tal fenómeno en las sillas de playa de lona o también conocidas como las famosas tumbonas. Pareciera que tal mueble se creó a partir de una cama, después de todo, es similar en su ergonomía. Pero, ¿será posible que la tumbona para playa tenga un origen aún más antiguo, que incluso date desde los tiempos de los faraones en el muy remoto Egipto? Por lo menos vale la pena plantearse tal pregunta, y es que no se puede evitar observar dichas similitudes entre ambos objetos.

Estamos hablando de la cama plegable de Tutankamón, y es que a simple vista, parece ser una cama común y corriente, pero al analizarla de cerca, se puede observar con toda claridad que esta se puede desplegar y replegar cuan larga es.

Hace casi un siglo, el gran egiptólogo, antropólogo y arqueólogo británico, Howard Carter, ejerció como el principal responsable de hallar la tan anhelada tumba del rey Tutankamón. De entre sus múltiples objetos, se encontró lo que puede ser el primer prototipo de tumbona para playa o silla de playa plegable, aunque también se puede ver como una cama plegable de tres partes, por obvias razones.

Fue hasta que una famosa investigadora nipona, cuya especialidad es la mueblería antigua, se dio a la tarea de analizar a profundidad tal objeto antiquísimo, y llegó a la conclusión de que se trata de una maravilla antigua, cuya creatividad y técnica son impecables.

La cama plegable de Tutankamón mide de largo un metro con ochenta centímetros, cuya constitución principal es a base de láminas de papiro, con ocho patas de madera, con la habilidad de plegarse; definitivamente, una reliquia llena de creatividad, con un nivel de ingenio muy elevado por parte de los artesanos del antiguo Egipto. Esto sin duda nos recuerda a las populares sillas de cineasta o sillas de camping plegables, así como a las sillas de playa o tumbonas.

Aunque aseguran que el origen de la cama es aún más antiguo, los investigadores no dudan en que la de Tutankamón, fue un invento innovador para la época, y todo se debe a su practicidad, estabilidad y comodidad. No por nada era muy probable que la usara para dormir o descansar, cuando no estaba en sus aposentos en el gran palacio, además, debido a sus condiciones de salud, dicha cama plegable era de mucha utilidad para sus caminatas.

Así que, de ahora en adelante, si observas una silla de playa de lona, podrás saber con conocimiento de causa, que su diseño haya sido una posible inspiración milenaria, y aunque sea por un momento, al sentarte o acostarte, poder emular al gran rey egipcio, Tutankamón.