¡Asimila las herramientas digitales para tu propio negocio de toldos y sombrillas!

Los estragos del Covid-19 han llegado a transformar las cuestiones comerciales, para mal, si somos sinceros, sobre todo por cómo se dio la situación, de forma casi espontánea para la gente, transformando su realidad y normalidad. A muchas personas las han tenido que liquidar, quedando sin empleo, a otras las descansaron con goce de sueldo, pero con la incertidumbre de lo que acarreará su futuro.

Sin embargo, siempre hay una oportunidad ante estas crisis, y depende de nosotros mismos, cómo lo solventemos, sin darnos por vencidos. Por ejemplo, con el dinero de la liquidación, podríamos empezar un negocio propio poco a poco, y así saliendo de esta crisis, tener una empresa más o menos afianzada en lo comercial.

Una buena inversión son las sombrillas, y más tratándose para las temporadas de monzones, sería una gran idea, o las mismas lonas y toldos, porque con crisis o sin crisis, los mexicanos nunca dejarán de celebrar sus fiestas y logros.

Las tecnologías comerciales formarán parte importante de cualquier negocio, no solo de las grandes compañías, sino también de las pequeñas y medianas. La realidad actual o realidad post-covid, así lo demandará, donde deberemos poseer herramientas de análisis y así, poder cambiar la forma de comercializar, a través de plataformas. Una gran oportunidad para cualquier emprendedor de abrazar una nueva normalidad y tratar de sacar un provecho económico de ello, que además se convierta en un generador de empleo. Fantástico, ¿no?

Otro reto que posiblemente estaría por venir, es la creación de nuevas estructuras comerciales, donde estas sean muy flexibles al poder adaptarse a la realidad post-covid. No solo eso, es de esperarse que vayan apareciendo retos más complicados, otras pandemias, otras crisis, solo Dios sabe. Los mismos comercios de los centros históricos de cada ciudad, tendrán que regresar a sus actividades normales bajo ciertas condiciones; lo mismo se reflejará en las Pymes y grandes compañías.

Esto quiere decir que nuestro negocio de sillas plegables, sombrillas y lonas, tendrá que evolucionar en su forma de comercializar, con ayuda de la tecnología, redes sociales, y desde luego, los cuidados pertinentes ante posibles rebrotes y demás cuestiones.

Los canales de distribución serán más variados, por justa necesidad ante esta pandemia y las demás por venir. Esto en definitiva, será bueno, porque nos orilla a ser más competitivos, mejorando la experiencia y sincronía entre vendedor y cliente, distribuidor y consumidor.