Todo maestro parrillero necesita que su centro de mando (parrilla), esté impecable antes de preparar la carne, al igual que el jardín, patio o terraza donde vaya a ser el evento o reunión. Con sillas y mesas adecuadas, eso se resuelve, al igual que con hieleras para las bebidas, lonas por si llueve o para protegerse del sol, y con mesas de camping o botaneras para que la gente deguste los aperitivos en lo que los cortes se alistan; también, se recomienda que haya sillas de camping, para mayor comodidad.

El arte del marinado con cerveza

Definitivamente, uno de los temas que se deben dominar a plenitud para la ejecución de cualquier carne asada o barbacoa, es a través del marinado. Muchos pensarán, que lo mejor es comprarla ya así, pero un chef o más bien, un maestro parrillero que se respete, sabe que para que salga el marinado perfecto, uno mismo debe hacerlo en tiempo y forma.

Existen muchas variantes para marinar de manera correcta los cortes, y una de las claves es la elección de la cerveza. Por lo regular está bien usar cualquier tipo de cerveza, pero la que realzará el sabor de tus cortes al momento de asarlos, será el marinado con cerveza oscura.

Otros ingredientes para el marinado es el ajo, especias, limón y ciertas hierbas. El proceso es sencillo, ya que solo deberás poner la carne en un recipiente, asegurando que sea hondo para que el preparado marinado envuelva casi en su totalidad a la carne. En otro recipiente, se prepara la mezcla, añadiendo 600 ml de cerveza oscura (para 4 kg de carne aproximadamente), luego le añades dos dientes de ajo bien molidos, posteriormente las especias (se recomienda pimienta roja o negra para carnes rojas; verdes y blancas para pescados y mariscos), si tienes sazonador, qué mejor. En cuanto a hierbas, lo mejor es la albahaca, romero y orégano, que otorgan un sabor especial.

Añade toda la mezcla al recipiente con la carne, asegurándote de empapar cada pieza, que la envuelva, ya solo cubre con un papel aluminio y deja reposar por al menos 2 horas, aunque si pueden ser más, mejor. De vez en cuando, ladea el recipiente de un lado a otro, para que los jugos del marinado alcancen a abarcar todas las capas, asimismo, picar la carne suavemente (no mucho), con un cuchillo, podrá penetrar la mezcla, y le dará un sabor más consistente.

En lo que esperas a que se marine, y a que lleguen tus invitados, prepara las mesas, las sillas plegables o sillas de cineasta (para mayor comodidad), y verás que todo sale excelente.