Iniciar negocio en venta de productos como lonas, sillas plegables y mesas para eventos

México es un tipo de país donde en cada estado, siempre habrá un motivo para festejar algo, que puede ser desde lo más banal, como un partido de fútbol de liga, hasta lo más significativo para el mexicano, como las fiestas patronales. Por ello, es importante que si tenemos un lado comerciante, y vaya que todo ser humano lo tiene por naturaleza, entonces aprovechemos para sacar el máximo beneficio de ello, para poder extender nuestras ganancias en dinero y en crecimiento empresarial.

 

Combinación de productos y armado de paquetes especiales para un público específico

Ahora, ¿qué debemos saber o conocer, o por dónde empezar a construir los cimientos de nuestra empresa? Bueno, lo primero es conocer las posibilidades de hacer negocio en nuestra comunidad, para así más adelante pensar en expandirnos a otros horizontes. Hay que conocer al vecino, a las personas que nos rodean y ver qué tipo de necesidades o deseos requieren, cuando de celebrar se trata.

Luego, investigamos a los proveedores que nos pueden abastecer con los productos que pretendamos comercializar. Por ejemplo, es obvio que para todo festejo que se haga en un salón de fiestas o algún domicilio particular, se necesitarán de sillas plegables, en ese sentido, podríamos empezar a investigar por nosotros mismos, qué tipo de pedido requiere la gente de nuestra comunidad, así como la cantidad, y lo mismo podemos hacer en internet, es decir, comenzar nuestro propio catálogo.

Igualmente para las mesas plegables, ¿qué es lo que necesita un posible cliente? Tal vez mesas plegables grandes o del tipo portafolio para los invitados, o más aún, para la mesa de regalos. Incluso vamos a diversificar más, si hay niños o si celebran fiestas infantiles, ¿no sería mejor ofrecer productos más llamativos o entretenidos para que los pequeños vivan su fiesta de forma más cómoda y divertida? Ahí podrían entrar las sillas de lona plegables, ideales para los niños, combinándolas con mesas botaneras para poner sus golosinas y demás, o también añadiendo mesas con portavasos, armando todo un kit especial para el público infantil en cualquier celebración, sin olvidarnos de algunas sombrillas o lonas, para su protección.

Hablando de toldos, son un producto que suelen venderse fácil y rápido, por su alta demanda, no solo para tianguis y mercados, sino para todo tipo de eventos en exteriores. Aquí es cuando uno puede echar a volar la imaginación, y observar qué tipo de lona es la que requieren las personas, desde el vecino que necesite una medida estándar (3x3), o aquél posible cliente que solicite toldos más extensos y robustos, para la realización de sus eventos especiales personales o incluso de negocios.

La variedad de opciones no tiene límites, todo depende de ver qué es lo que desea la gente que a usted lo rodea, e iniciar su propio negocio, que le permita ir incrementando su cartera de clientes, sin siquiera la necesidad de invertir mucho, tan solo con una buena actitud y ganas de movilizar su empresa propia.

Artículos antiguos