Puntos importantes que debemos evitar en actitudes negativas para la óptima venta y comercialización de lonas, sillas plegables y de camping y mesas plegadizas

¡Desarrolla habilidades para una mejor venta de productos e incremento de cartera de clientes!

Actitud de derrota. Lamentablemente esta es una de las actitudes más comunes entre el ser humano, y es que quién no se ha sentido vencido cuando una cosa no nos sale bien, en cualquier situación de la vida. Y esto permea todavía más en el mundo de los negocios, que tengan que ver con ventas en todas sus modalidades. Es por ello que muchos proyectos o empresas fracasan, negocios que empezaron y que pudieron ser grandes en el futuro.

Hay que dejar esto claro, debemos estar mentalizados para dar ese paso de más, ese paso que nos lleva a otros planos y situaciones, ese paso que no cualquiera se atreve a dar por miedo o porque se considera muy peligroso. Cualquier emprendedor lo debe entender así, y acostumbrarnos a que por cada diez NO, obtendremos un SÍ; la persona que entienda eso de forma cabal y lo ponga en práctica, será capaz de hacer la diferencia con respecto a los demás. Entonces, ¿qué hacer?...

Asumir actitud proactiva en vez de una reactiva para mejorar la distribución y venta de sillas plegables y lonas

Si por alguna razón se nos cae alguna venta de toldos o sillas, entonces es importante no asumir una actitud derrotista, sino por el contrario, ir para adelante y ver en qué pudimos haber fallado. Ya lo dice un dicho: “lo importante no es caer, sino saber levantarse”.

Encontrar soluciones en vez de encontrar culpables figurados en personas, situaciones u otros factores, incluso una persona con actitud reactiva se culpa a sí misma, pero ese no es el caso, lo esencial es hallar la solución, tratar de retomar el camino con el mismo cliente o si no, buscar nuevos horizontes.

Actitud de hacerse la víctima. Este tipo de actitud es una de las peores porque empieza por uno mismo e invariablemente terminará afectando a los colaboradores que rodeen, así como clientes y distribuidores, porque en automático todos podrían adoptar tal postura con tal de eximirse de sus errores. Por ejemplo, si existe alguna falla en la entrega de sillas plegables, sillas de camping o mesas e incluso toldos, es posible que cometamos el error de culpar al cliente, y él mismo lo hará con nosotros, y hasta se verán involucrados otras personas.