En el artículo anterior hablamos que la actitud de victimista es demasiado peligrosa, no solo para nosotros mismos, sino que puede afectar a los que nos rodean, formando un círculo vicioso que es capaz de enfermar a cualquier empresa o proyecto que tengamos en camino.

De acuerdo a grandes expositores en el éxito comercial, como el gran César Piqueras, asegura que una de las actitudes que podrían contrarrestar las malas actitudes derrotistas y victimistas, es adoptar un hábito de posibilidades.

No hay nada peor que mostrar un nivel de desánimo hacia el prospecto al cual pretendemos concertar un negocio que beneficie a ambos, si la persona nota eso, inmediatamente tendrá una sensación de inseguridad en la plática o negociación. En ese sentido, siempre hay que mostrarnos como solucionadores de problemas, en la que nuestro cliente potencial se sienta a gusto en todo momento.

Por ejemplo, si el cliente tiene problemas de efectivo o como se conoce “cash flow” para pagar algunas sillas desplegables o mesas plegadizas, entonces no venirnos abajo con tal respuesta negativa, sino todo lo contrario, es decir, la clave es pensar constantemente en alternativas de la negociación en todos sentidos, y si se presenta un problema como tal, entonces dar alternativas, pero por nada del mundo actuar de forma derrotista o desanimada ante la primera problemática.

Igualmente si se presenta alguna cuestión difícil en cuanto a una equivocación de pedidos en tiempo y forma de lonas o sillas de camping, entonces no empezar con ese mal hábito de echar la culpa a terceros y mucho menos al cliente, y hacerse la víctima que solo hará que haya un distanciamiento; es necesario evitar llegar a un punto de no retorno en la relación comercial, porque si se solventan los problemas, es probable que la relación dure mucho tiempo entre empresa-cliente.

Ahora, por otro lado, la actitud de posibilidades se puede aplicar a otros temas en la comercialización que estamos haciendo, que tiene mucho que ver con la diversificación de nuestro negocio, en lo que ofrecemos y las opciones que le manejamos a la distinta variedad de clientes, porque una cosa muy importante dentro del mundo de los negocios es que nuestros socios vean en nosotros como una posibilidad para ofrecer un producto o servicio que ellos pudieran necesitar en un futuro, más allá de las mesas plegables o lonas que comúnmente compran.

Si por alguna razón se está en una época donde no se movilicen ciertos productos que usualmente se venden muy bien, entonces no hay que estancarnos; hay que ver hacia otras posibilidades, checar lo que nuestros socios distribuidores de sillas plegables y toldos tienen para ofrecernos, otra mercancía que pudiera ser útil, como sillas de camping o mesas botaneras, y así, nosotros mismos abrimos más ventanas de mercadeo, y encontramos nichos de mercado más inexplorados, conde podríamos sacar ganancias de dinero muy importantes.

Artículos antiguos