Cómo dominar la parrilla y el entorno con adecuadas mesas, sillas plegables de camping, y demás elementos

Se dice que para ser un experto parrillero, se necesita algo fundamental, y eso es: el completo dominio de la parrilla. Lo mejor es que dicha parrilla a usar para la cocción de alimentos, cuente con tres niveles de calor, para poder calentar todo tipo de alimentos, desde las tortillas de maíz y harina, las cebollitas, las papas, todo lo que esté empapelado, el chorizo, los salchichones, y desde luego, los cortes más finos.

Recuerda que en el proceso, mantener el entorno también es importante. Hay personas que les gusta comer paradas, pero hay otras que agradecen la comodidad de una buena silla y mesa. Además, después de los alimentos, siempre es bueno reposar para la correcta digestión, en ese sentido, no hay nada mejor que las sillas de camping plegables, o también comúnmente llamadas de cineasta. Ahora, pasemos al proceso del manejo de la parrilla.

Asar los cortes en parrilla con carbón

Si la parrilla no cuenta con niveles de altura, entonces nosotros mismos hay que tratar de seccionar la misma. Esto es muy importante, porque es probable que lidiemos con distintos tipos de cocción. ¿Cómo se hace? Simple y sencillamente, hay que hacer tres tipos de pila:

La primera, será la pila más alta. Esta sección otorgará el calor más fuerte. Dicha zona de la parrilla, se usará para hacer una cocción completa de la carne, y más aquella poseedora de grosor importante, como pollos enteros, cabrito, costillas, etc. Para luego terminar por sellar los mismos en la pila mediana, donde las brasas son más pequeñas en comparación con el nivel alto.

La segunda pila. Esta sección es para cortes más finos, o piezas de alguna carne en específico, como pollo. También es ideal para camarones, langostinos y demás mariscos. Por lo general, en esta parte se sella todo.

La tercera pila. En esta parte, las brasas son las más pequeñas. En dicha área de la parrilla, se calientan las tortillas, la carne más delgada, como filetes sin mucho grosor, e incluso, podemos poner alguna charola con agua, directamente en las brasas, para que haya una evaporación que ayude a conservar mejor la carne, que no se reseque y conserve sus jugos.

Ahora, en lo que calienta el carbón, solo siéntate en tu cómoda silla plegable de camping y sé paciente en lo que asientan las brasas. Practicar puede ser clave para convertirte en un maestro parrillero.

Artículos antiguos

En nuestra vida, hemos utilizado al menos una...
Los toldos necesitan cuidados, estamos de...
Si tú eres un comerciante que se encuentra en un...