Cuando un negocio se está consolidando o si se pretende hacerlo, es casi imperativo planear y aplicar un marketing básico y directo, para que el negocio siga ganando nuevos clientes, mantener a los que ya se tienen, así como formar alianzas estratégicas que beneficien a varias partes, formando un ciclo de negocios redituable para todos.

Dichas estrategias son aplicables a todo tipo de productos y servicios, y tal vez funcionen en unos más que otros, dependiendo del mercado objetivo y el ambiente comercial donde uno se desenvuelva. Desde luego, lonas, sillas plegables, sillas para bar/desayunador, sombrillas, entre otros, no están exentos de tales tácticas de venta y mercadotecnia.

- Volanteo. Este es un ejemplo, que siendo sinceros, ya no se usa demasiado en la actualidad, porque no es efectivo. Los gastos son más que las ganancias que no son nada aprovechables, y por cuestiones ecológicas, tampoco es aconsejable. Para ello, está la modalidad electrónica, como los banners digitales, para ser exhibidos en todo tipo de redes sociales y la misma web en general.

Esta modalidad podría ser efectiva cuando van dirigidos específicamente a un nicho, con bases de datos cuyos prospectos sean específicos, posibles clientes potenciales a los que se les pueda vender y establecer relaciones comerciales efectivas.

Por ejemplo, en la venta y distribución de toldos y sillas plegables, es probable que la mejor forma de posicionarlos, sea a través del volanteo en el mercado de los tianguis y vendedores ambulantes, así como en el mercado de los eventos, fiestas, festejos y similares; valdría la pena establecer una importante base de datos con clientes de este tipo, para no solo venderles, sino con la posibilidad de concretar relaciones comerciales fructíferas, en todos aspectos.

En cuanto a sillas para bar/desayunador, mesas plegadizas, entre otros artículos, podríamos aprovechar para acudir a convenciones o exposiciones de negocios, y entregar folletería o cualquier otra publicidad impresa. O…

Ya estando en esas aglomeraciones, con nuestra presencia y creatividad, podríamos ser capaces de arreglar pequeñas presentaciones, con modalidad física o digital, como tarjetas de presentación, describiendo las bondades del producto, y cómo los clientes les sacarán provecho, no solo del mismo bien, sino en una relación de negocios con usted, o hasta una alianza comercial, en la que ambos unan fuerzas para proyectar mejores ventas, aperturas de mercados objetivos, y ganancias sustanciales en general.

En el próximo artículo, seguiremos detallando más estrategias básicas, y tal vez otras que no lo son tanto. Al final todo dependerá de la creatividad que usted le vaya añadiendo al marketing directo.

Artículos antiguos