La ‘cuesta de enero’ es una de esas crisis eventuales que se pueden soportar o incluso evitar, con una buena planificación. Aun así, existen empresas que no se han podido levantar o que incluso ya han desaparecido, por no haber aguantado esta clase de crisis económicas.

Dar valor extra al producto de toldos y mesas plegadizas con estrategia comercial

Ante todo esto, nunca hay que perder la creatividad, porque cuando eso pasa, será muy difícil solventar cualquier tipo de barrera comercial y económica. Es necesario potenciar la propuesta de valor.

Por ejemplo: es posible que no solo se deba pensar en la distribución de lonas y sillas plegables como tal, sino otorgar un valor extra. Imaginemos que una empresa requiere de hacer un evento, y si se puede anticipar esa clase de necesidad, entonces ponernos más que un simple vendedor de toldos y sillas plegables, es decir, tratar de comprometernos con nosotros mismos, y dar un valor agregado a lo que se ofrece, ya sea con entrega de producto en el espacio y tiempo exacto, y hasta en el acomodo de este.

Lo importante en estos casos, es tratar de hacerle el trabajo más sencillo a ese cliente que pudiéramos considerar especial. Quizás también se le podría enlazar con otras empresas de arreglos, cáterin (servicio de banquetería), o lo que se necesite, y si usted posee los contactos, luego enlazarlos con el cliente; después de todo, no hay que olvidar que al hacer que todos ganen, se pueden generar vínculos empresariales importantes, para futuros negocios fructíferos.

Estas son solo algunas ideas, pero pueden ser muchas más, lo que la imaginación dicte. Sin embargo, no hay que perder de vista, el hecho de que en tiempos de crisis hay que pensar muy bien al realizar esta clase de movimientos, siempre pensando en las mejores opciones para el negocio de sillas plegables, sillas de camping y toldos.

Generar ‘guardaditos’ para tolerar las crisis económicas

Esto es importante en esas ‘cuestas de enero’ o para resistir crisis pandémicas, como la del COVID-19. Si de por sí es complicado poder solventar alguna eventualidad, como descomposturas de algún vehículo o ausencia de algún socio o colaborador por enfermedad, lo es más aún en principios de año. Por ello, es sumamente recomendable tener siempre la posibilidad de echar mano de esa reserva de dinero, que nos puede blindar ante una eventualidad, cualquiera que sea esta.

Artículos antiguos