¡Genera ganancias monetarias con la venta de lonas!

Un producto perfectamente noble y sencillo de distribuir es el toldo, no solo porque es sumamente necesario en todo el sector del negocio informal, como tianguis y mercados, sino también para otros sectores, que se pueden explotar con buena actitud y estrategias de comercialización.

Ya hemos enfatizado la importancia de elegir buenos distribuidores, de confianza y calidad, sin embargo, también es importante decir que, precisamente no es necesario que se deba elegir un distribuidor demasiado grande, porque en muchos casos, es posible que no se tenga la atención que merecemos. En ese sentido, existen proveedores que tal vez sean pequeños, pero que enfatizarán sus atenciones para contigo. Incluso, tener más de un proveedor podría ser buena idea, para que empieces a tener un cierto estatus de negocios.

Requisitos imprescindibles para usar adecuadamente los canales de distribución para lonas y sillas plegables

1.- Procesar las cantidades requeridas por los distribuidores. Es esencial que nos preparemos para pedir y entregar las cantidades de producto con exactitud, como intermediarios y al mismo tiempo, como proveedores. Esto implica una gran responsabilidad y compromiso, y al cumplir cabalmente con esta actividad, nos dará una percepción de confianza y seriedad para clientes y los mismos distribuidores.

2.- Transportación. Si apenas está empezando el negocio, obviamente no habrá problemas de pensar en flotillas o similares. Las lonas y toldos se pueden entregar con facilidad, porque son fáciles de manipular. Solo habría que tomar en cuenta su empaque, para que lleguen bien protegidas; en un principio no tiene que ser muy ostentoso, con que cumpla en protección, será más que suficiente.

3.- Determinar márgenes de pago y recargos. Esta es una parte que puede ser complicada. En ese sentido, lo mejor es informarse con expertos distribuidores, acerca de la fijación de precios que se le puede asignar a una lona, para poder así, determinar los márgenes de ganancia más factibles y convenientes para el intermediario. Es simplemente ponerse de acuerdo con distribuidores, acerca del pago de precios y recargos, en caso de que existan eventualidades en cuanto a la entrega y distribución del producto.

Obviamente esto dependerá de varios factores como: con qué tanta rapidez se hacen las ventas de los toldos, así como las estimaciones que se podrían vender en una determinada temporada, para que nos ayude en la cantidad de producto que debamos pedir. A final de cuentas, todo consta de la consistencia de intermediarios o minoristas, con respecto a los fabricantes o mayoristas.