Algo que siempre queremos como empresarios es hacer ventas rápidas con movimiento dinámico de producto. En un principio podría resultar complicado, y también debemos considerar la naturaleza del bien material que vendemos. Por ejemplo, no es lo mismo distribuir rápidamente muebles grandes o pesados, que otros más ligeros y de fácil transportación.

En cambio, cuando se trata de sillas plegables, sillas de camping o las mismas sombrillas para jardín, la venta y distribución podría ser mucho más dinámica, dependiendo de las herramientas que usemos y más aún, nuestra disposición para comercializar, es decir, ¡tener una actitud positiva de venta!

Aprovechar todos los canales para la venta y distribución de sillas para jardín

Distribuir esta clase de producto debería ser mucho más fácil en la actualidad que hace unos años atrás, por dos grandes razones: 1. Hay más demanda de producto y 2. Ser capaces de acceder a internet para ventas en línea, combinándolo con una comercialización más clásica, encontrando nichos de mercado en tiendas y a través de otros distribuidores.

Venta directa a consumidores. Esta es la práctica más común, pero sigue siendo efectiva. Es más, al tratarse de una base de la comercialización, es fundamental que cualquier emprendedor trate al cliente directamente, desde la prospección hasta el servicio postventa, para aprender todas esas cuestiones y luego, poder delegar o compartir dichas actividades comerciales, con eventuales empleados o hasta socios.

Esto nos lleva a una pregunta importante: ¿cómo generar una cartera de clientes? Pues simple y sencillamente contactar con las personas que pueden ser potenciales clientes. Para ello, hay que prospectar en los mismos exteriores, en puntos que consideremos importantes para conseguir prospectos, no para vender, porque es improbable hacerlo en un primer intento, sino conseguir un contacto, algún correo o si se puede, un teléfono. De esa forma se va generando una cartera de clientes para nuestro producto de sombrillas para jardín o sillas plegables.

Venta a tiendas distribuidoras. Nosotros mismos nos podemos convertir en proveedores para distribuidores. Puede que sea complicado acudir a supermercados o consorcios multinacionales, pero al menos se podría intentar con comercializadoras locales, o las mismas tiendas de abarrotes; hay muchas opciones para hacer negocios con las sombrillas para jardín. También hay que considerar el volumen de producto que podemos abastecer a estas tiendas, y más si tenemos el éxito de entablar una relación de negocios; siempre debemos considerar una entrega en tiempo y forma.