En grandes compañías, se suelen observar sistemas sofisticados de segmentación. Para las Pymes debería ser un rumbo igual de conocido, si es que se desea un crecimiento económico y comercial de nuestros proyectos. Por ello, veremos algunos ejemplos de segmentaciones, visualizándolas como opciones viables y cómo las podemos acomodar a nuestros negocios.

Segmentación estratégica para la optimización del surtido en toldos y sillas plegables

Para este rubro, se necesita una estrategia de rentabilidad. Básicamente es elegir el producto adecuado para el tipo de cliente, y con base en eso, generar volúmenes de producto para su correcta distribución. Para aplicar esta clase de segmentación, hay que tener experiencia o por lo menos una noción clara en el mundo del retail, para saber con qué abastecernos en tiempo y forma.

Segmentación operativa con base en dimensiones de producto como lonas y toldos

Para esta clasificación, también debemos tener en cuenta algunos datos de clientes. Es esencial tener conocimientos técnicos de ROI y Kpi, para poder cruzar datos de clientes específicos. Cruzando todos esos datos, se podrán ejecutar campañas específicas con todo tipo de clientes.

Segmentación estratégica para proyectar los objetivos rentables por cliente de sillas y mesas plegables

Aquí entran algunas variables, que nosotros mismos debemos considerar como razones por las que un cliente dejaría de comprarnos o cambiarse a la competencia. Aquí entran las probabilidades para saber qué segmento es el más riesgoso en cuanto a abandono de clientes, rubros que podrían ser por producto. Por ejemplo, si en el producto de lonas, se nota una reducción de clientela, entonces sabremos discernir el por qué determinado número de clientes se van.

Segmentación operativa de acuerdo a la comunicación con clientes

Con la aplicación de este proceso, se podrán tener mejores nociones de la interacción y compra con clientes. Es decir, tendremos claro cuándo fue la última compra y en qué intervalos de tiempo se dan. Esto mejora la organización entre proveedores y consumidores.

Ahora, la comunicación no solo debe ser bidireccional entre vendedor y cliente, sino moverse hacia todos los ángulos, para involucrar a proveedores, enlaces comerciales y otras personalidades del negocio.

En la segunda parte del artículo seguiremos describiendo más aspectos del buen segmentar para triunfar. Con ideas que bien llevadas y estudiadas, podrían ser la diferencia para una empresa que desea ser exitosa.