La importancia de la efectividad de negocios para una venta de toldos, sillas plegables y mesas más lucrativa

Se dice que los grandes empresarios se forjaron de esa forma porque desde un principio, se pusieron a ellos mismos objetivos claros y siguieron un procedimiento claro y conciso. Otros más bien afirman que el éxito radica en la resistencia, aguantar todos los embates en el mundo de las ventas y comercialización en general.

La verdad es que nadie posee una varita mágica que nos permita saber cómo, por dónde y con quién haríamos un gran negocio, que nos ayude a reafirmar nuestros proyectos, porque es muy importante saber, y todos deberían asumirlo, no solo es vender por vender, sino lograr construir una empresa por nosotros mismos, poco a poco y con mucha paciencia, para así convertirnos de empleados a comerciantes, y de comerciantes a emprendedores, capaces incluso, de generar empleos para otros, un motivo bastante fuerte de superación y para asegurar nuestro patrimonio.

Tácticas básicas de ventas para una comercialización más efectiva de lonas y sillas plegables

De acuerdo a la revista Entrepreneur, existen siete estrategias de venta que nos podrían ayudar a vender más, al menos en teoría, porque como sabemos, la práctica la pone uno mismo, así que… ¡A trabajar!

1.- Efectividad. Antes de la llegada del internet, la labor de venta se complicaba mucho, en todas las modalidades de la misma, ya sea directa o por vía telefónica (telemarketing), por lo que la oportunidad de entablar una conversación profunda de negocios con una persona, solo se daba de una entre múltiples intentos, más aún se complicaba cerrar un trato definitivo y fructífero para beneficio de ambas partes.

Ahora, con la llegada del internet y las redes, se abren las posibilidades de una investigación más consciente del prospecto al que queremos llegar, con toda la información disponible en los blogs personales y empresariales. Eso se traslada a la comercialización pura, es decir, a aquella que se hace día al día, en la misma calle y colonias, con los vecinos, con los conocidos, con esas personas que nos cruzamos en un determinado evento y nos enteramos por casualidad que también son distribuidores de productos o que tienen una propia empresa de entretenimiento, y con los cuales tendríamos altas probabilidades de convertirnos en sus distribuidores de lonas, sillas plegables, mesas plegadizas y demás productos a ofrecer.

En este punto, si deseamos efectividad en la venta, es fundamental conocer primero a la persona, esa que deseamos convertir en prospecto y desde luego, en cliente final. Hay que preguntarse cuáles son las necesidades del cliente potencial, incluso sus gustos; te aseguramos que la persona lo notará mucho, incrementando las probabilidades en el cierre de venta.

Más en la segunda parte.

Artículos antiguos