En el anterior artículo explicamos el primer punto de las tácticas básicas para una venta exitosa, hablamos acerca de ser efectivos, conociendo más a la persona, para luego convertirla en un prospecto y finalmente, que sea un muy buen cliente o por qué no, un socio de tiempo indefinido.

Por ejemplo, en la comercialización de lonas, sillas plegables y de camping, o hasta sombrillas y hieleras, conocer al potencial cliente es muy importante. ¿De quién se trata? ¿Qué tipo de negocio tiene? ¿Qué podemos ofrecerle dentro de la variedad de productos que manejamos ¿Qué producto se adapta mejor a sus requerimientos?

Tal vez es el vecino normal que acostumbra a hacer carnes asadas cada fin de semana en su casa, quizás él mismo tiene la posibilidad de conectarnos con una red de clientes potenciales, que necesiten de sillas plegables, de camping y toldos.

2.- Conocimiento profundo de los prospectos para la venta de lonas y sillas plegables. Es verdad que en el primer punto se menciona la importancia de conocer la persona, sin embargo, hay que ir más allá. Es adoptar el hábito de hacer perfiles, clasificar los prospectos y clientes, porque definitivamente, el trato que se le da a una persona en específico no es el mismo que se le da a otra, un ejemplo sencillo es que nunca se debe tratar igual a un cliente de años, con uno que apenas se comienza una relación inter-empresarial.

En esta etapa, es muy necesario recabar toda la información posible de los prospectos, sus necesidades. ¿Queremos buscar una oportunidad de negocios con las personas que poseen comercios ambulantes? Entonces hay que platicar con ellos y observar detenidamente qué tipo de productos vende, para así comenzar a llenar la cartera de posibles clientes.

Aprender a escuchar lo que dicen, incluso si no son de negocios, porque como hemos mencionado, en esta fase se trata de conocimiento integral de la persona, aquella que nos pone atención y donde se puede notar una chispa para entablar un negocio redituable, para beneficio de ambos.

Tampoco estamos diciendo que perdamos nuestro valioso tiempo en prospectos que no atraerán beneficios en un determinado lapso, por ello, la investigación es muy importante, conocer los posibles clientes y su entorno. Por ejemplo, si notamos una oportunidad de negociar lonas o sillas plegables en eventos de la ciudad, entonces debemos dirigirnos a la gente que procura hacer negocios en los distintos festejos en colonias y barrios, personas que poseen su propia empresa de vendimia